La Arqueología Industrial como seña de identidad de los pueblos mineros

El sábado 27 de octubre salimos en la primera expedición arqueológica del curso. En esta ocasión los pueblos y yacimientos que visitamos estaban en Peñarroya-Pueblonuevo y Almadén. En primer lugar nos recibió el ingeniero de minas Antonio Villareal en el Almacén Central del cerco industrial de Peñarroya, allí pudimos disfrutar de una visita guiada por el complejo. Debemos destacar la impresionante musealización que han llevado a cabo, reproduciendo una mina de carbón con un estilo muy original. Tras más de dos horas de recorrido salimos a pasear por lo que queda del cerco industrial, allí comprobamos de primera mano la magnitud que tuvo y la importancia de la Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya.

                Ya por la tarde nos adentramos en uno de los proyectos de Arqueología Industrial más elaborados de nuestra geografía. La ciudad de Almadén ha conseguido, a través de una puesta en escena única, la inmersión de sus visitantes en el mundo de la minería. Tras un breve paseo por el pequeño museo asociado al complejo donde se nos muestran las propiedades del mercurio y sus principales formas de extracción, nos introdujimos de lleno en el primer nivel de la mina, a cincuenta metros de profundidad, que atraviesa el subsuelo de la localidad. Las propiedades geológicas han permitido la consolidación de una larga galería que pueden recorrer los visitantes. Además, el guía que nos acompañó fue un almadenense que trabajó como minero hasta 2011, momento en el que se prohíbe la comercialización del mercurio en Europa, por lo que la visita fue un auténtico viaje al centro de la tierra.